Martes 18 de septiembre de 2018

"Me llamo Emma y sufro alergia al sol desde hace tres años"


20MINUTOS

Emma Traynor

Emma Traynor es una joven británica de 27 años que cada vez que llegan los meses de verano se echa a temblar cada vez que tiene que salir a la calle en un día soleado. La razón, sufre lo que se conoce como alergia al sol.

Ha querido contar su caso a la BBC para hacer visible una patología muy poco conocida y que en los peores casos obliga a los que la padecen a protegerse del sol de por vida.

“Empecé a tener los síntomas hace tres años y desde entonces debo salir con paraguas y cubrir mi piel con ropa en días soleados”, cuenta Traynor, que explica que no puede quitarse nunca su problema de la cabeza. “Hay días en los que debo correr cortinas incluso para que el sol no entre en casa”, cuenta.

“Tardo 40 minutos en llegar en coche a mi trabajo y los días soleados me estresa quedarme atrapada en un atasco. También me afecta cuando mis amigos planean actividades al aire libre, siempre lo tengo en mente. En una barbacoa, mientras todos disfrutan, yo estoy constantemente preocupada por mi problema”, relata esta joven, cuya dolencia se engloba dentro de las diferentes dermatosis que ocupan el rango de patologías conocidas como alergias al sol.

La más grave de estas dermatosis es la urticaria solar, que es la que padece Emma. “Además de protegerme con factor 50, también debo vestir ropa que a veces no pega con mi edad, como medias completamente opacas. Por supuesto, la moda de verano no está hecha para mí”, cuenta una resignada Emma, que añade que poco a poco ha aprendido a vivir con su dolencia y que ahora disfruta un poco más antes de actividades al sol.

La alergia al sol: factores de riesgo, tratamiento…

Aunque se trata de una dolencia muy infradiagnosticada, de las alergias al sol sí que tienen estudios que establecen una serie de factores de riesgo, como por ejemplo la raza, exposición a ciertas sustancias contenidas en perfumes o desinfectantes, tomar ciertos medicamentos como antibióticos con tetraciclina, medicamentos derivados de sulfamidas y algunos analgésicos, como el ketoprofeno.

Entre los factores de riesgo también están las enfermedades de la piel, antecedentes familiares de alergia al sol y sufrir un desequilibrio entre los oxidantes y antioxidantes en las células de la piel.

En cuanto al tratamiento cabe distinguir entre medidas preventivas (protección solar, ropa que proteja, gafas de sol, evitar medicamentos que producen sensibilidad a la luz, sustancias químicas irritantes…) y tratamiento con medicamentos (cremas con corticosteroides, antihistamínicos para aliviar el picor, pastillas con corticoesteroides como prednisona en los casos más graves…).



Fuente

Etiquetas: