Miércoles 18 de julio de 2018

Más cerca de lograr una vacuna contra el incurable herpes genital, una de las ETS más frecuentes


20MINUTOS.ES

Vacunas

Se trata de una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuente, también una de las más escurridizas a los intentos que ha habido de frenarla.  Una vez contraído el herpes simple que la causa, la persona se convierte en portadora y posible vehículo de nuevas infecciones. Hasta la fecha, ni los tratamientos ni las vacunas han surtido efecto por la habilidad del virus para regatear nuestro sistema inmunitario.

Se calcula que en la actualidad uno de cada seis adultos, unos mil millones de personas en todo el mundo, son portadores de este virus incurable que se manifiesta con llagas que pueden devenir en ampollas dolorosas cerca de la zona en la que se contrajo. Hay personas en las que se manifiesta de forma casi asintomática, pero puede ser peligroso en recién nacidos (una madre puede transmitirlo a su hijo) y en personas inmunodeprimidas. Hay fármacos, no obstante que pueden aliviar los brotes y reducir el riesgo de contagio. 

Estos días ha llegado noticias esperanzadoras para ponerle freno procedentes de un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Louisiana, que han logrado que nueve cobayas que habían recibido su vacuna experimental no contrajeran la enfermedad tras haber sido expuestas a ella.

De hecho estas vacunas, que se administraron mediante una inyección intramuscular, fueron efectivas frente a las dos variantes del virus: la más frecuente, causada por HSV-2, y por HSV-1. Los resultados del estudio han sido publicados el pasado 11 de mayo en Science Direct.

Según indica el líder del equipo de investigadores Konstantin Kousoulas en New Scientist, hay nuevos experimentos ya hechos, aunque sus resultados aún no han sido publicados,  que indican que la vacuna también es efectiva y segura en primates y que tiene “un tremendo potencial tanto como vacuna preventiva y terapéutica” con seres humanos en un futuro próximo, en torno a los cinco años. 



Fuente

Etiquetas: