Martes 16 de octubre de 2018

Los tailandeses de la cueva se convierten en estrellas de internet un mes después del rescate


EFE

Los niños rescatados de una cueva en Tailandia abandonan el hospital

Los doce niños y el entrenador que pasaron más de dos semanas atrapados en una cueva de Tailandia se han convertido en estrellas de las redes sociales tras su rescate, del que se cumple este viernes un mes.

Los protagonistas del milagroso operativo de salvamento, que se convertirá en película y temática de un museo, retoman poco a poco la normalidad en sus vidas, con una gran diferencia: el aumento en el número de seguidores en sus perfiles de Facebook e Instagram.

“Gracias a todo el mundo”, dijo el miércoles a sus casi 150.000 admiradores en Facebook Ekapol Ake Chanthawong, entrenador del equipo de fútbol Jabalíes Salvajes, donde juegan los otros rescatados.

“Regresamos a la escuela”, publicó Adul Sam-On, de 14 años, en su perfil de Instagram, en el que aparece junto a algunos compañeros de aventura y que ya ha recibido casi 40.000 me gusta.

ไปโรงเรียนกันครับ😜😜😜😜

Una publicación compartida de อดุลย์สามอ่อน (@adul.samon) el5 Ago, 2018 a las 5:52 PDT


Ake y Adul, junto a otros dos chavales, recibieron esta semana su documento de identidad tailandés, que al fin les garantiza el acceso a derechos y servicios básicos.

“Estaré un tiempo sin subir fotografías porque tengo deberes por hacer”, adelantó Duangphet Promthep, de 13 años, a las 314.000 personas que siguen su perfil de Instagram.

Profesores y compañeros de colegio dieron la bienvenida este lunes a los doce estudiantes rescatados durante un acto en el que se les entregaron nuevos uniformes, material escolar y camisetas de fútbol del Bayern de Múnich.

Los responsables de Educación han diseñado un plan de estudios para que los muchachos recuperen el tiempo que pasaron atrapados en la cueva.

Ake, de 26 años, y los 12 niños, de entre 11 y 16 años, se adentraron en la cueva Tham Luang, en la norteña provincia de Chiang Rai, durante una excursión el sábado 23 de junio tras completar un entrenamiento de fútbol cuando una súbita tormenta inundó el camino de salida de la gruta.

Tras su rescate, las imágenes de los jóvenes afeitándose la cabeza y vistiendo las túnicas azafranadas dieron la vuelta al globo cuando ingresaron a finales de julio en un monasterio budista para honrar la memoria de Samar Gunan, el veterano buzo tailandés que pereció durante las tareas de salvamento.

Como parte del entusiasmo que genera en Tailandia el ejemplar rescate, las autoridades iniciaron a principios de mes la construcción de un museo dedicado a la arriesgada misión en la que participaron más de 1.300 personas y que tiene previsto abrir las puertas antes de final de año.

El museo se levantará en el exterior de la cueva y contará con pinturas, fotos, ropa e instrumental de los equipos de salvamento y una estatua del fallecido Samar Gunan.

Por otra, una representante del Ministerio tailandés de Cultura señaló a Efe que las autoridades tratan de formar un comité que “estudie los diferentes proyectos” presentados por varias compañías de cine para producir una serie de películas y documentales sobre la misión.





Fuente

Etiquetas: