Jueves 16 de agosto de 2018

La justicia británica rechazó los argumentos de Assange contra su orden de detención



Al conocer la decisión, Julian Assange -fundador de WikiLeaks, la plataforma utilizada para filtrar documentos gubernamentales confidenciales- afirmó a través de Twitter: “No tiene buen aspecto. Hasta ahora, la jueza está simplemente defendiendo las acciones del Estado británico”.

La semana pasada, la Corte de Magistrados de Westminster ya respaldó que la policía arreste a Assange si abandona la embajada de Ecuador en Londres, donde está refugiado desde 2012. Los abogados de Assange sostuvieron ante el tribunal que la decisión va en contra de los “intereses de la justicia” y representa un castigo “desproporcionado”, razonamientos que la juez también rechazó.

Assange se recluyó en la legación diplomática ecuatoriana para evitar ser extraditado a Suecia, que le reclamaba por presuntos delitos sexuales. Estocolmo cerró el caso y retiró la orden de búsqueda contra él el pasado mayo, pero la justicia británica continúa pidiendo que responda por no haberse presentado ante un tribunal cuando así lo requerían los términos de su libertad condicional, un delito que se castiga con una pena máxima de un año de cárcel en el Reino Unido.

Al conocer la decisión, Julian Assange -fundador de WikiLeaks, la plataforma utilizada para filtrar documentos gubernamentales confidenciales- afirmó a través de Twitter: “No tiene buen aspecto. Hasta ahora, la jueza está simplemente defendiendo las acciones del Estado británico”.

La semana pasada, la Corte de Magistrados de Westminster ya respaldó que la policía arreste a Assange si abandona la embajada de Ecuador en Londres, donde está refugiado desde 2012. Los abogados de Assange sostuvieron ante el tribunal que la decisión va en contra de los “intereses de la justicia” y representa un castigo “desproporcionado”, razonamientos que la juez también rechazó.

Assange se recluyó en la legación diplomática ecuatoriana para evitar ser extraditado a Suecia, que le reclamaba por presuntos delitos sexuales. Estocolmo cerró el caso y retiró la orden de búsqueda contra él el pasado mayo, pero la justicia británica continúa pidiendo que responda por no haberse presentado ante un tribunal cuando así lo requerían los términos de su libertad condicional, un delito que se castiga con una pena máxima de un año de cárcel en el Reino Unido.





Fuente

Etiquetas: