Miércoles 18 de julio de 2018

Bullrich negó que un prefecto haya agredido a jóvenes en la villa de Barracas



Patricia Bullrich negó que un efectivo de la Prefectura Naval (PNA) haya agredido a un grupo de jóvenes a bordo de un colectivo en el barrio porteño de Barracas el 26 de mayo, al mostrar un video que confirma que el agente fue hostigado y emboscado por los muchachos que lo atacaron y aseguró que tampoco fue abusada una joven cuya casa había sido allanada.

Bullrich rechazó acusaciones a prefectos en la villa 21-24

Las declaraciones fueron en respuesta a la organización social La Garganta Poderosa, que días atrás había denunciado la agresión del efectivo y el abuso a la chica, y que ratificó esa versión y sostuvo que el operativo de la PNA tras el incidente fue “una cacería ilegal con decenas de agentes violando todos los protocolos de Seguridad”.

En conferencia de prensa, Bullrich afirmó que esa noche fue el prefecto Ronaldo García quien resultó brutalmente agredido al bajar de un colectivo de la línea 170. La ministra, para avalar lo que decía, exhibió dos videos en los que se ve cómo varios jóvenes lo hostigan durante el viaje y, cuando baja, lo agreden con golpes de puño y patadas.

“La mentira y el relato tienen que frenar. Hoy venimos a mostrarles cómo se origina este hecho y cómo cae la coartada de esa agrupación”, expresó Bullrich en alusión a La Garganta Poderosa, y entonces lo cuestionó como “un grupo que lo único que intenta es que en la villa 21-24 se meta el narcotráfico y la venta de estupefaciente esté liberada”.

Sobre el ataque al prefecto, agregó que “al bajar del colectivo, lo siguieron insultando y fue rodeado por seis personas que lo atacaron usando una llave inglesa”, y explicó que “los agresores que iban en el transporte público ingresaron corriendo a un pasillo del barrio”.

Como Ministerio de Seguridad buscamos la verdad. El relato de Garganta Poderosa es falso. Esto es algo muy grave

Patricia Bullrich

Posteriormente, según la ministra, “unas 40 personas se congregaron allí, arrojando botellas y otros elementos, para imposibilitar la actuación del personal de Prefectura que había acudido en apoyo al lugar”. “Como Ministerio de Seguridad buscamos la verdad. El relato de Garganta Poderosa es falso. Esto es algo muy grave”, sostuvo Bullrich.

Tras el ataque a García, de acuerdo con Bullrich, se sumaron otros efectivos de la fuerza para defenderlo y se originaron una serie de desmanes que culminaron con tres detenidos que ya fueron liberados y cinco prefectos heridos.

Respecto de la denuncia que realizó sobre el hecho la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), Bullrich sostuvo “es toda falsa, porque La Garganta Poderosa tiene mucha gente trabajando” en esa fiscalía especializada, a la que le pidió que “trabaje con la verdad” y “no sea defensora de la mentira”. “Todo es mentira, hasta el abuso”, insistió la funcionaria.

En tanto, a través de un comunicado, La Garganta Poderosa, que edita la revista del mismo nombre, cuestionó a Bullrich por haber llamado a la prensa para hablar del “desenmascaramiento” de su “mentira”.

La organización sostuvo que se trató de “un título rimbombante, amenazante y descarado, como gancho para otra berreta operación de prensa sustentada en la complicidad de corporaciones amigas.”

“¿Todo ese bombo para exponer el recorte arbitrario de una pelea entre dos pibes y un prefecto, al margen de la razzia? ¿Eso debiera matizar una cacería ilegal con decenas de agentes violando todos los protocolos de Seguridad? “, se preguntó.

Además, sostuvo que “si ese tumulto no hubiera sido promovido por sus uniformados, ni arengado por las humillaciones clásicas de sus verdugos, ¿entonces esas imágenes estarían justificando el tremendo operativo clandestino que todos vimos?”

“A ver: nosotros, señora, denunciamos las lesiones a dos seres humanos que dormían en su domicilio, torturados y secuestrados por un grupo de tareas que se desprendió de la identificación premeditadamente, como lo demuestra el video que se olvidó de comentar”, afirmaron.

“¿No sería mejor desenmascarar a los torturadores? Nosotras, señora, denunciamos el abuso sexual de sus hombres a nuestra compañera Jessica, adentro de su casa. ¿No sería mejor desenmascarar a los abusadores?”, agregaron.

Patricia Bullrich negó que un efectivo de la Prefectura Naval (PNA) haya agredido a un grupo de jóvenes a bordo de un colectivo en el barrio porteño de Barracas el 26 de mayo, al mostrar un video que confirma que el agente fue hostigado y emboscado por los muchachos que lo atacaron y aseguró que tampoco fue abusada una joven cuya casa había sido allanada.

Bullrich rechazó acusaciones a prefectos en la villa 21-24

Las declaraciones fueron en respuesta a la organización social La Garganta Poderosa, que días atrás había denunciado la agresión del efectivo y el abuso a la chica, y que ratificó esa versión y sostuvo que el operativo de la PNA tras el incidente fue “una cacería ilegal con decenas de agentes violando todos los protocolos de Seguridad”.

En conferencia de prensa, Bullrich afirmó que esa noche fue el prefecto Ronaldo García quien resultó brutalmente agredido al bajar de un colectivo de la línea 170. La ministra, para avalar lo que decía, exhibió dos videos en los que se ve cómo varios jóvenes lo hostigan durante el viaje y, cuando baja, lo agreden con golpes de puño y patadas.

“La mentira y el relato tienen que frenar. Hoy venimos a mostrarles cómo se origina este hecho y cómo cae la coartada de esa agrupación”, expresó Bullrich en alusión a La Garganta Poderosa, y entonces lo cuestionó como “un grupo que lo único que intenta es que en la villa 21-24 se meta el narcotráfico y la venta de estupefaciente esté liberada”.

Sobre el ataque al prefecto, agregó que “al bajar del colectivo, lo siguieron insultando y fue rodeado por seis personas que lo atacaron usando una llave inglesa”, y explicó que “los agresores que iban en el transporte público ingresaron corriendo a un pasillo del barrio”.

Como Ministerio de Seguridad buscamos la verdad. El relato de Garganta Poderosa es falso. Esto es algo muy grave

Patricia Bullrich

Posteriormente, según la ministra, “unas 40 personas se congregaron allí, arrojando botellas y otros elementos, para imposibilitar la actuación del personal de Prefectura que había acudido en apoyo al lugar”. “Como Ministerio de Seguridad buscamos la verdad. El relato de Garganta Poderosa es falso. Esto es algo muy grave”, sostuvo Bullrich.

Tras el ataque a García, de acuerdo con Bullrich, se sumaron otros efectivos de la fuerza para defenderlo y se originaron una serie de desmanes que culminaron con tres detenidos que ya fueron liberados y cinco prefectos heridos.

Respecto de la denuncia que realizó sobre el hecho la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), Bullrich sostuvo “es toda falsa, porque La Garganta Poderosa tiene mucha gente trabajando” en esa fiscalía especializada, a la que le pidió que “trabaje con la verdad” y “no sea defensora de la mentira”. “Todo es mentira, hasta el abuso”, insistió la funcionaria.

En tanto, a través de un comunicado, La Garganta Poderosa, que edita la revista del mismo nombre, cuestionó a Bullrich por haber llamado a la prensa para hablar del “desenmascaramiento” de su “mentira”.

La organización sostuvo que se trató de “un título rimbombante, amenazante y descarado, como gancho para otra berreta operación de prensa sustentada en la complicidad de corporaciones amigas.”

“¿Todo ese bombo para exponer el recorte arbitrario de una pelea entre dos pibes y un prefecto, al margen de la razzia? ¿Eso debiera matizar una cacería ilegal con decenas de agentes violando todos los protocolos de Seguridad? “, se preguntó.

Además, sostuvo que “si ese tumulto no hubiera sido promovido por sus uniformados, ni arengado por las humillaciones clásicas de sus verdugos, ¿entonces esas imágenes estarían justificando el tremendo operativo clandestino que todos vimos?”

“A ver: nosotros, señora, denunciamos las lesiones a dos seres humanos que dormían en su domicilio, torturados y secuestrados por un grupo de tareas que se desprendió de la identificación premeditadamente, como lo demuestra el video que se olvidó de comentar”, afirmaron.

“¿No sería mejor desenmascarar a los torturadores? Nosotras, señora, denunciamos el abuso sexual de sus hombres a nuestra compañera Jessica, adentro de su casa. ¿No sería mejor desenmascarar a los abusadores?”, agregaron.



Fuente

Etiquetas: